IN MEMORIAM PEPELU ABÓS – Ánchel “Látigo” Cortés

Sí, buen entrenador como se sabe en el mundo del baloncesto, mejor persona para los que lo tratamos aunque fuera ocasionalmente y de la casa, paisano, zaragozano, aragonés de pura cepa, un ejemplo a seguir en otros ámbitos deportivos como en el propio fútbol profesional, evitando al paso experimentos que explotan en la cara de la afición como está pasando ahora mismo en el ámbito futbolístico con el ínclito Rancko que no arranco y me hago encima Popo-Vic, el tío del puntico …

Porque debo reconocer que por tradición y devoción –no en vano mi buen padre me llevó a la Romareda los domingos en cuanto eché un garrada detrás de otra sentándome en sus rodilla mientras me comía un paquete de pipas o panizo explicándome que este es un deporte en el que cal que gane el equipo del león- soy fundamentalmente futbolero y zaragozista, los de mi generación que rondamos el primer medio siglo de vida fuimos testigos- salvo las seis temporadas del CN Helios en la División de Honor en los yeyes años 60, una como sección baloncesto del Real Zaragoza y otras tras asumir la plaza del Club Tritones-, del verdadero nacimiento y crecimiento del Baloncesto en nuestra ciudad, pues en 1979, el primer equipo consiguió ascender a la Primera División, pero tras dos temporadas en esta competición, el Centro Natación Helios no pudo mantener el apoyo económico a su sección de baloncesto para poder jugar en la máxima categoría del baloncesto nacional. Ante este hecho, el nunca suficiente ni correctamente valorado José Luis Rubio, presidente del Club Baloncesto Helios, decide en unión de sus compañeros de junta directiva y abonados del club, separarse y fundar el Club Baloncesto Zaragoza, facultad que le venía permitida dado que la junta directiva del CN Helios había concedido la autonomía a la sección de baloncesto para constituirse en un club con estatutos propios, y llevaba varias temporadas inscrito como Club Baloncesto Helios-Skol. Tiempos de adolescencia para este humilde cronista, vividos en el antiguo Pabellón de la Cazar –hoy en día IberCaja- en el edificio que actualmente ocupan las oficinas, gimnasio y museo el Real Zaragoza, con la emoción del perenne pique con los paisanos del Peñas Huesca, con el habitual con el equipo de Valladolid –patrocinado por el escandaloso y pufero Forum Filatélico-, la alegría del ascenso a la máxima categoría del basket español tras la victoria ante el CB Mollet y como nos enseñaría el gran Andrés Montes, poder proclamar a los cuatro vientos que ¡I love this game!

El hito económico y que dio vida al club se produjo en Julio del 82 cuando se llegó a un importante acuerdo de esponsorización con la Caja de Ahorros de la Inmaculada. Se aseguraba así la continuidad de un club en la élite del baloncesto nacional, al posibilitar que éste recibiera un aporte económico que posibilitase su continuidad deportiva. A partir de ese contrato, el Club pasó a llamarse CAI Zaragoza. Esa relación fue mantenida durante 10 años, renovándose varias veces los contratos de patrocinio y colaboración.

De hecho, el CBZ es uno de los clubes fundadores de la ACB y disputó su competición durante 14 temporadas ininterrumpidas, entre 1983-1984 y 1995-1996. Durante su periplo en la élite, el CBZ conquistó dos Copas del Rey (en 1984 y 1990), siendo finalista en otras dos ocasiones (en 1992 y 1995). Además, fue el tercer clasificado de la Liga ACB en las temporadas 1986-1987 y 1987-1988, tan sólo por detrás de las secciones de baloncesto del F.C. Barcelona y el Real Madrid. En aquella época, junto al Joventut de Badalona, era la alternativa al poder de los dos grandes. En 1991, el CAI fue subcampeón de la Recopa de Europa al perder la final, disputada en Ginebra, contra el equipo griego del Paok Complan por un ajustado y polémico 76 a 72 favorable a los de Salónica, que viví in situ con mis íntimos amigos JaviCo y Julio, que nos valió para pegarnos un precioso –a pesar de la derrota- tour de Francia de una semana, visitando Colliure, Narbona, Nimes, Montpellier, Cannes, Niza, Mónaco, Ginebra, Paris, Burdeos y hasta San Sebastián de regreso. Desgraciadamente al término de la temporada 1995-1996, el primer equipo fue expulsado de la ACB por problemas económicos; manteniéndose únicamente en competición algunos conjuntos de las categorías inferiores. Posteriormente, el senior del CBZ volvió a disputar una competición nacional, la Liga EBA, pero la experiencia del Adecco Zaragoza no duró más de dos años. Grandes entrenadores pasaron por el banquillo de este club como Pepe Laso, León Najnudel, Manel Comas Ranko Zeravica, Moncho Monsalve, Jesús Carrera, Mario Pesquera, Herb Brown y Alfred Julbe a quien José Luis Abós ya pudo ayudar, pero cuando todo apuntaba a que pudiera relevarlo los poderes fácticos y económicos de esta tierra dejaron morir al baloncesto profesional aragonés que no volvería hasta casi una década después.

El nuevo club lo fundó un grupo de empresarios en 2002 al comprar la plaza del Club Basquet Coruña, equipo que militaba en la LEB Oro. El baloncesto regresaba a Zaragoza años después de que las dificultades económicas sepultaran al Club Baloncesto Zaragoza. De nuevo, con el patrocinio de Caja de Ahorros de la Inmaculada (perteneciente hoy día al grupo bancario Ibercaja Banco).
Sin embargo las primeras andaduras no resultaron nada fáciles. El equipo hubo de pelear hasta el final por no perder la categoría. Unos complicados playoffs contra el CB Ciudad de Huelva salvaron al equipo a las primeras de cambio, partidos que me tocó hacer llegar a los hogares aragoneses, en este caso a través de la frecuencia de Antena Aragón junto con el realizador Sergio Gómez y el comentarista Luis “Thai” Noriega, voz del basquet en la actual Aragón Tv. Desde entonces tantas temporadas en LEB Oro como en liga ACB, pero las seis últimas ya como un equipo asentado en la máxima categoría y de nuevo habitual tanto en la disputa de los play off por el título como en la Copa del Rey así como en competiciones europeas y para ello José Luis Abós fue claramente responsable desde su incorporación como técnico en 2009.

Por supuesto que durante todo este tiempo no he dejado de animar al equipo de mi ciudad aunque ya a partir del año 85, en sus visitas a Magariños vs Estudiantes y al pabellón de la Ciudad Deportiva del Real Madrid más arriba de Plaza de Castilla y luego al Palacio de Deportes que se quemó, una vez que emprendí mi carrera periodística en la Villa y Corte, – de hecho tengo a gala haber inaugurado las retransmisiones televisivas desde el pabellón que lleva el nombre José Luis Abós con la final four de 1990- con la particularidad de haber tenido el privilegio profesional de haber trabajado en el programa Cerca de las Estrellas de TVE mediante el que con Ramón Trecet, un joven Esteban Gómez y a las órdenes de maestros productores como Manolo Carballés o Manolo Pequeño, en tiempos que no había teles privadas ni autonómicas e Internet era casi ciencia ficción conseguimos fomentar la afición al deporte de la canasta invitando a entrar en los hogares españoles a grandes deportistas como Kareem Abdul Jabar, Larry Bird, Magic Johnson o un tal Michael Jordan.

No puedo sino dedicar pues estas líneas in memoriam a pesar de la tristura que en el plano personal me ha generado el reciente fallecimiento de mi propia madre viene unida al primer aniversario del óbito de José Luis Abós quien tras retirarse de los banquillos el 4 de agosto de 2014 debido a una grave enfermedad, murió el 20 de octubre del mismo año a la edad de 53 años. José Luis, -Pepelu para sus amigos- fue alumno del céntrico Colegio La Salle Gran Vía (Zaragoza) y como entrenador del equipo de nuestra ciudad, el “nuevo” Cai Zaragoza en la liga ACB, logró el mejor índice de victorias de su historia.

Como suele pasar en esta noble tierra aragonesa en la que tenemos la penosa idiosincrasia de ponerle alfombras y fanfarrias al forano y fortal astralazo al paisano que levanta la cabeza un poquico por encima de la media, Abós tuvo que curtirse y crecer fuera de la tierra antes de que se le valorara lo suficiente confiando en su aptitud para ser el primer entrenador. Bien jovencico fue técnico de las categorias inferiores del CN Helios y del CB Zaragoza junto a Quino Salvo a principios de los años 80 del pasado siglo y una vez completó su formación oficial la temporada 92-93 a las órdenes de Mario Pesquera con el Natwest Zaragoza ya en liga ACB y en la 94-95 a las de Alfred Julbe ya como Amway Zaragoza tras dirigir en la 93-94 al Caja Badajoz de primera división. Tendrían que pasar muchos años, concretamente hasta el 2009 que se hace cargo del banquillo ACB del Basket Zaragoza 2002 y consigue hacerlo campeón de la liga Leb Oro, años durante los que Abós demostró bien demostrados sus méritos la temporada 95-96 en el Club Patronato Bilbao de LEB, la 96-97 en la Selección Española Sub-22 como ayudante de Gustavo Aranzana – logrando la Medalla de plata en el Europeo Sub 21 de Estambul-, la 97-98 en el Club Baloncesto Breogán de LEB, la 99-2000 en los Usa como ayudante de Dave Odom en los Wake Forest Demon Deacons de la liga NCAA, la 2000-01 en el Drac Inca de LEB, de 2002 a 2005 como ayudante de Edu Torres en el CB Girona de ACB, y de 2005 a 2008 de nuevo en el Drac Inca de LEB.

El “handicap” de tener que labrarte el futuro fuera de la tierra que ambos hemos compartido fue motivo de más de una sincera e íntima conversación personal con mi querido y admirado entrenador, un gran tipo además de excelente profesional quien también me confesó la íntima satisfacción, que en base a la honradez y el trabajo bien hecho, sentía sobre todo cuando el equipo regalaba un buen juego y victorias a la afición aunque todos tenemos nuestro corazoncico, sonreía y asumía que también, cuando el pabellón gritaba su apellido en positivo ¡Abós, Abós! o simplemente su bien ganado oficio ¡Entrenador, entrenador!

Y no te quepa duda Pepelu, que aún sabiendo que desde donde estás sigues sonriendo con nuestras victorias, los buenos aficionados al baloncesto zaragozano, venga quien venga, seguiremos pensando en ti cuando volvamos a gritar ¡Entrenador, entrenador!

Ánchel “Látigo” Cortés. Productor y Académico Español de Televisión y Aragonés del Cine y de la Música.