Te miraba a los ojos como miraba el aro contrario – Luis Rubio Radio Ebro

Te miraba a los ojos como miraba el aro contrario. Con confianza. Con franqueza. Con esa seguridad extraña que solo destilan los llamados a una causa.

Te miraba a los ojos y te ganaba. Sabía escuchar con la mirada, con una serenidad poco común.

Incluso en el trance más amargo, cuando su enfermedad se lo comía a ojos vista, mantuvo una calma y un saber estar increíbles. Supo dar ejemplo hasta el último aliento, hasta la bocina final.

Y eso que el partido jugado contra la cruel enfermedad fue duro. Demasiado exigente para alguien que no fuera él.

Incluso cuando el juez supremo le indicó el camino a los vestuarios, supo marcharse con esa elegancia que siempre le caracterizó. Con confianza. Con franqueza. Con esa seguridad extraña que solo destilan los llamados a una causa.

Tuve la inmensa fortuna de conocerle. Poco más puedo decir.

Luis Rubio

Radio Ebro